sábado, 4 de febrero de 2017

El Callejón en la historia


 Apertura de la calle Alfonso I - José de Yarza Miñana, 1858


Nuestro Callejón es un superviviente. En 1858 el Ayuntamiento de Zaragoza encargó la apertura de una calle que uniera el Coso con la plaza del Pilar, lo que supuso la demolición de un gran número de inmuebles de incalculable valor histórico. También se alteró la estructura viaria de la zona, fragmentada en callejones quebrados de origen islámico.
Uno de los que se salvó fue el Callejón de las Once Esquinas. En el plano superior, obra de uno de los arquitectos que abrió la calle Alfonso I, puede apreciarse el trazado quebrado de nuestro callejón, que no se mantiene en la actualidad, tras las sucesivas reformas de la calle.
Pero ahí sigue, luciendo con orgullo su nombre, recordando que sus once esquinas, una vez, consiguieron salvarse de la tiranía de la modernidad.

Fuente: “La tiranía del orden: la pérdida de la imagen tradicional de Zaragoza en el último tercio del siglo XIX”, ponencia de Isabel Yeste Navarro, publicada por la Institución Fernando el Católico en las actas del Simposio “Reflexiones sobre el gusto”, celebrado en 2010 bajo la coordinación de Concha Lomba, catedrática de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza. 

2 comentarios:

  1. ¡Cuánto estudias Patricia! La revista el "Callejón de las once esquinas" va ser como la calle donde se inspira sin derribo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inspiración sin derribo... ¡Me gusta! Hala, asómate al Callejón y deja tu huella. Hay una esquina para ti, Lidia.

      Eliminar

Al comentar aceptas la Política de Privacidad de este blog (consúltala en la pestaña superior Política de Privacidad), que incluye la de Google. El Callejón de las Once Esquinas no almacenará tus datos para ningún fin. Estamos esperando que Google incluya en Blogger una casilla de verificación para que indiques que eres conocedor de estos términos y que estás de acuerdo con ellos al comentar.