lunes, 16 de enero de 2017

El Callejón en la literatura

El Callejón de las Once Esquinas ha dado mucho juego literario, probablemente por ser una calle estrecha que pasa desapercibida en uno de los entornos más pintorescos de Zaragoza. Cerca de la Plaza del Pilar, desemboca en la calle Alfonso, a unos metros del "Tubo"... un escondite ideal para todo tipo de argumentos.
Como muestra, un fragmento de “Donde surgen las sombras”, la trepidante novela por la que el escritor zaragozano David Lozano Garbata obtuvo el Premio Gran Angular en 2006.


El inspector se había quedado paralizado, los ojos sin pestañear y el cigarrillo adherido a los labios entreabiertos.
          —¿Qué ha dicho? —balbuceó—. ¿Que oía gritos?
          —Sí, aunque no siempre. Supongo que escucharía un ruido raro en alguna ocasión, y a partir de ahí su imaginación hizo el resto. Éramos muy amigos, y me lo contó todo con bastante detalle. Yo le seguía la corriente, claro, e intenté que no lo supiesen los superiores para evitar una baja forzosa. Pero él empezó a negarse a trabajar en el pozo del Callejón de las Once Esquinas, y entonces no hubo nada que hacer.
          Alterado, Garcés tomaba notas en su libreta. Levantó la vista para preguntar:
          —¿Bajo el Callejón de las Once Esquinas es donde Balmes creyó oír los gritos?
          El otro asintió, completando su respuesta:
          —Yo era compañero suyo en los turnos. La noche en la que sufrió el primer susto nos encontrábamos de madrugada limpiando el pozo de esa calle tan escondida. A pesar de lo que dijo, yo no escuché nada. Me dio mucha pena todo aquello. Supongo que son cosas de la edad, él estaba ya mayor. Aunque nunca se me ocurrió que podría suicidarse... Qué triste, con lo que fue: no hay nadie en Zaragoza que se conozca las redes de alcantarillado como él. La mente humana es un misterio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario